Skip to content

Personajes daneses en la historia de México

Fray Jacobo Daciano (1484-1566)

Un príncipe danés nacido ocho años antes del descubrimiento de América que culminó su vida en México como singular defensor de los derechos indígenas.


Jacobo fue de la casa real de Dinamarca, el tercer hijo del rey Hans y la reina Christine y hermano menor del rey Christian II y que había renunciado a toda aspiración política al ingresar a la orden franciscana. Renuncia que fue reafirmada cuando su hermano tuvo que negar su existencia para convertirse en rey de Suecia.


Al triunfar la Reforma Protestante en Dinamarca y ser destronado Christian II, el incógnito príncipe pasó a España donde se entrevistó con el emperador Carlos V, quien era cuñado de su hermano de Christian II. El fraile danés le solicitó al monarca universal licencia para venir como evangelizador al Nuevo Mundo.


Pasó de Sevilla a Veracruz en la primavera 1542. Llegado a Michoacán, aprendió la lengua tarasca, evangelizó la tierra, fundó pueblos y se distinguió por su sabiduría y su amor a los indígenas. Fray Jacobo fue uno de los grandes impulsores del surgimiento de una iglesia indígena prohibida por los franciscanos en México. Que de hecho, la fundación de esta iglesia fue el más radical en sus intentos en contra de sus hermanos de la Provincia del Santo Evangelio,  que lo obligaron a retractarse finalmente.


No obstante lo anterior, Fray Jacobo siguió administrando la eucaristía a los indígenas en Michoacán hasta el momento de su muerte en 1566.


En Febrero 2008 su majestad la reina de Dinamarca visitó el monasterio en Michoacán. 

Frans Blom (1893-1963)

Un arqueólogo danés en México.


Frans Blom nace en el año de 1893 en el seno de una familia acomodada en Copenhague, Dinamarca. En 1919 abandona el sofisticado mundo que le rodeaba en su hogar para realizar un viaje que cambiará por completo su vida.


El influjo que ejercían sobre él la vida campesina y el misticismo que envolvía en aquel entonces a México, fueron decisivos en su determinación de trasladarse al nuevo continente. En 1928 ocurre su primer contacto con los mayas lacandones, por quienes mostrará gran interés. Convivir con ellos le permitió volverse más sensible y comprender la importancia de preservar sus riquezas culturales y naturales, así como compartir la pasión existente por la cultura maya.
Durante la segunda guerra mundial Blom llegó a Chiapas en busca de árboles de hule. Su encuentro con la civilización maya se tradujo en una búsqueda constante de sitios arqueológicos. Su trabajo cartográfico y sus investigaciones se convirtieron en referencias indispensables para acercarse a la cultura maya.


El centro de Estudios Na Bolom en San Cristóbal de las Casas es la culminación de la obra de Frans Blom y su esposa suiza, Gertrude Buby Blom. En 1950 compraron Na Bolom, y ahí vivieron el resto de sus vidas. El interés que los unió, inspiró  también la creación de un lugar donde pudieran realizar sus sueños y compartirlos con aquellos que deseaban consagrarse al estudio de la cultura y la ecología del estado de Chiapas; lo más representativo Na Bolom y la Casa del Jaguar.